cabecera
Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3 Capítulo 4 Resultados Guía en Pdf

MODULO II. La idea

La idea es uno de los ejes fundamentales sobre los que se asienta el inicio de cualquier aventura empresarial. Ha de ser viable para lograr un objetivo mercantil, y que los recursos empleados no se malgasten inútilmente .

Las ideas pueden surgir de manera espontánea o fruto de un proceso de análisis y búsqueda. Existen múltiples alternativas:

  • Los inventos, a menudo, son el resultado de la percepción de una necesidad.
  • Las aficiones y hábitos de la emprendedora o el emprendedor, también pueden crear una idea.
  • La observación de los cambios de las tendencias sociales (que dan lugar al surgimiento de nuevas necesidades), de las deficiencias de los demás o de una carencia.

1. Innovación y creatividad

La innovación es el instrumento específico de las personas que quieren materializar un sueño empresarial: el medio por el cual exploran el cambio como una oportunidad para un negocio o servicio diferente.

Consiste en observar la realidad, identificar las preocupaciones o problemas existentes y generar una solución a los mismos.

La innovación está asociada a la invención y esto no es siempre real. No se trata de crear desde cero, ni es siempre una cuestión de ingeniería, o reservada al mundo de la ciencia. Sólo se trata de introducir algo nuevo en cualquier ámbito de nuestra vida, o de nuestro proyecto de empresa.

Suele ser una de las características más notables del emprendimiento ya que las personas emprendedoras, cambian y transforman desde su perspectiva, la realidad que conocemos.

Carné de Malafollá Granaina

Por su parte, la creatividad es una herramienta que tienen todas las personas: sólo se requiere poner en marcha la imaginación para conseguir diferentes opciones para resolver problemas o situaciones.

Tanto para innovar, como para lograr ser creativas o creativos, es necesario disponer de tiempo, formación e ilusión para alcanzar el objetivo. Alguna de las claves para conseguir creatividad puede ser, por ejemplo:

  • Preguntarse e imaginar.
  • Observar y seguir preguntándose.
  • Practicar y preguntarse (bis: repetir ese último punto cuantas veces sea necesario).

La actitud es muy importante: el miedo a la equivocación es el peor aliado de la creatividad. Es necesario pensar sin tapujos y huir de la respuesta única o estereotipos.

2. Misión, visión y valores

El mercado actual necesita empresas socialmente responsables, es decir, comprometidas con el medio ambiente, la transparencia económica y sus grupos de interés: plantilla, clientes, proveedores, vecindario...

FORÉTICA  define la Responsabilidad Social como la asunción voluntaria por parte de las empresas de las responsabilidades derivadas de los efectos de su actividad sobre el mercado y la sociedad, así como sobre el medio ambiente y las condiciones de desarrollo humano.

La responsabilidad social también requiere gestionar y mejorar aspectos que las le- yes no pueden determinar en todos sus detalles y todas sus implicaciones, como por ejemplo:

  • Las condiciones que permiten el desarrollo personal en el trabajo.
  • El respeto a los consumidores como clientes y como ciudadanos con derechos.
  • La conciliación del espacio profesional y el terreno personal.
  • El impacto de la actividad industrial en el entorno social y natural.
  • La I+D+I.
  • La transparencia informativa.
  • La promoción y mantenimiento de la confianza de los inversores.
  • ...

A la hora de poner en marcha un nuevo proyecto empresarial, puede resultar muy interesante que todos los grupos de interés o stakeholders conozcan cuál es la razón que motiva al emprendimiento.

Ese objetivo puede definirse en formato de misión, visión y valores del negocio y es recomendable incluirlo en la elaboración de cualquier plan de empresa actual, responsable y sostenible.

  • La misión: el hoy. Es la razón de ser de la empresa, su propósito, aquello por lo que trabaja y que orienta toda su actividad. Constituye la identidad, lo que es, lo que hace y para quién lo hace.
  • La visión empresarial: el futuro. Es la proyección de aquello en lo que la empresa quiere convertirse en un futuro, su gran objetivo profesional, dónde quiere estar a largo plazo.
  • Los valores: la base. Definen el conjunto de principios, creencias y reglas que regulan la gestión de la organización. Constituyen la filosofía y el soporte de la cultura de la empresa.

3. Sostenibilidad

La sostenibilidad empresarial tiene su origen en el desarrollo sostenible, que de forma incompleta, se ha dirigido durante muchos años sólo hacia uno de sus pilares: el medioambiental.

La gestión de los residuos, la contaminación o el consumo de agua de las empresas fueron casi las únicas fuentes de preocupación constante en los inicios de esta teoría.

Pero hablar de sostenibilidad empresarial es hablar de tres elementos estrechamente relacionados: medioambiental o ecológico, el económico y el social o social-político. Y estos tres elementos necesitan estar en equilibrio si se pretende que la empresa se consolide en el mercado.

En otras palabras: para permanecer en un mercado cada vez más exigente y competitivo, es preciso desarrollar un modelo de empresa ecológico, económico y socialmente sostenible.

El desarrollo sostenible conforma una excelente oportunidad de cambio hacia una nueva forma de gestionar empresas, y hacia nuevas formas de convivir con la sociedad basados en un «win – win» (todas las partes intervinientes ganan). La empresa tendrá futuro y será competitiva en la medida en que sea sostenible. Es decir, la empresa debe ser capaz de mantenerse en el tiempo, utilizando de forma responsable los recursos para su actividad productiva y creando valor para sus stakeholders.

 

 

promesa-melilla-europa