cabecera
Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3 Capítulo 4 Resultados Guía en Pdf

MODULO III. El plan de empresa

Desde el surgimiento de la idea hasta que la empresa comienza a funcionar, a la persona emprendedora se le plantea un arduo camino en el que es fundamental la planificación de todos y cada uno de los pasos a dar y, en este ámbito, el plan de empresa ayudará a decidir con objetividad si es viable crear o no el negocio.

Se trata de un instrumento que apoya el proceso de toma de decisiones y que analiza en profundidad la viabilidad de la idea. De ahí que también reciba el nombre de estudio de viabilidad del proyecto.

Como documento, puede ser todo lo sencillo o complicado que se proponga la persona emprendedora, aunque siempre debe recoger de forma ordenada y realista la información necesaria para poder usarlo como instrumento de comunicación, por ejemplo, ante una entidad bancaria o un posible inversor.

La estructura es totalmente libre, pero siempre debe recoger como mínimo esta información básica:

 PLAN DE EMPRESA

Presentación del proyecto.

Definición de la misión, la visión y los valores de la empresa.

Análisis del mercado.

Plan de marketing, comercialización y comunicación.

Plan de producción y operaciones.

Organización y recursos humanos.

Plan jurídico – mercantil.

Plan de inversión y financiación.

1. El plan de marketing

Se define plan de marketing como el conjunto de acciones que se combinan para alcanzar unos objetivos en el mercado.

Consiste en diseñar la estrategia comercial de la empresa de manera honesta, responsable y veraz. Para ello hay que conocer muy bien el producto o servicio, para poder potenciar sus cualidades y diferencias con respecto a la competencia.

Existe una forma de arrancar la elaboración del plan de marketing, valorando las siguientes cuatro «P» y analizando los resultados con un DAFO.

  • Producto o servicio. Tipo de producto, marcas, gamas, garantía, diferencia con la competencia, plazos, formatos, entregas...
  • Precio. Para fijarlo hay que tener en cuenta muchas variables: costes de la empresa, oferta y demanda, precios de la competencia...
  • Punto de venta o distribución. Habrá que determinar cómo llegará al consumidor final: transporte, aranceles, intermediarios, alianzas estratégicas...
  • Publicidad y comunicación. El negocio tiene que darse a conocer para que la futura clientela pueda comprar los productos o contratar los servicios. Habrá que analizar –entre otras cuestiones– el presupuesto destinado a tal fin, la posibilidad de lanzar promociones o descuentos, qué mensaje se quiere dar, y cuál será el canal para comunicarlo: prensa, buzoneo, venta directa, ...

El marketing actual pasa –sin lugar a dudas- por el mundo 2.0. La revolución de internet ha supuesto una nueva forma de comunicación basada en las telecomunicaciones y la tecnología con una doble motivación: conocer lo que piensa la clientela para atender mejor sus necesidades, y crear valor para la entidad.

Por esta razón, se han consolidado diferentes perfiles profesionales relacionados con la digitalización como, por ejemplo, (community manager), que se encarga de maximizar la presencia de las empresas o entidades en las redes sociales, dotando de contenido los perfiles y gestionando sus intervenciones en Internet; profesionales del marketing digital, profesiones relacionadas con el análisis del big data , etc.

2. Plan económico - financiero

Casi con toda seguridad, se trata del apartado del plan de empresa menos agradable de elaborar, pero imprescindible para determinar la inversión necesaria para la puesta en marcha del negocio.

Según revela el Informe GEM de España de 2018, la media de capital semilla necesario para poner en marcha una actividad empresarial nueva en nuestro país es de 85.804 euros y el 38,6% de las personas que emprenden necesitan algún tipo de financiación externa.

En todo caso, para llegar a esta valoración, el paso indispensable es la elaboración del plan de inversiones donde se refleje:

Gastos de constitución

Necesarios para la legalización de la empresa: gastos de notaría, impuesto sobre actos jurídicos documentados, inscripción en Registro Mercantil, licencia municipal de apertura, etc.

Bienes de inmovilizado

Terrenos y construcciones, instalaciones, maquinaria, herramientas y utensilios, mobiliario, elementos de transporte, equipos informáticos y de oficina, y derechos duraderos como: propiedad industrial –patentes y marcas–, traspaso de un local, uso de aplicaciones informáticas y depósitos o fianzas

Stock mínimo de existencias iniciales

Son las mercancías y materias primas necesarias para poder iniciar la actividad y el dinero en efectivo mínimo necesario para hacer frente a los 3 primeros meses de actividad como: alquileres, suministros, gastos de personal, etc.

CONCEPTO

IMPORTE €

ACTIVO FIJO

 

 

GASTOS DE PRIMER ESTABLECIMIENTO

 

 

FIANZAS

 

 

EDIFICIOS Y OTRAS CONSTRUCCIONES

 

 

OBRAS DE ACONDICIONAMIENTO

 

 

MAQUINARIA Y UTILLAJE

 

 

MOBILIARIO Y ENSERES

 

 

EQUIPOS INFORMÁTICOS

 

 

OTROS

 

ACTIVO CIRCULANTE

 

 

EXISTENCIAS

 

 

TESORERÍA

 

TOTAL INVERSIÓN

 

 

 

La financiación del proyecto empresarial puede provenir de recursos propios como: ahorros, capitalización de la prestación por desempleo o incluso donaciones o préstamos de amigos y familiares; o ajena, principalmente proveniente de entidades financieras.

CONCEPTO

IMPORTE €

RECURSOS PROPIOS

 

 

CAPITAL SOCIAL

 

 

OTRAS APORTACIONES

 

RECURSOS AJENOS

 

 

PRESTAMOS BANCARIOS

 

 

ACREEDORES

 

 

 

 

 

La previsión de costes y beneficios, viene reflejada en la cuenta de resultados. Se trata de un documento donde quedan reflejados todos los gastos y consumos que serán necesarios para desarrollar la actividad empresarial (previsión de gastos), todos los recursos que genere la misma (previsión de ingresos), y su resultado económico (beneficio o pérdida).

El siguiente cuadro puede ser una referencia para su elaboración. Contempla tres posibles escenarios (pesimista, realista y optimista), que ayudarán a obtener una información más concreta de la situación que puede llegar a darse.

INGRESOS

PESIMISTA

REALISTA

OPTIMISTA

VENTAS

 

 

 

PRESTACIÓN DE SERVICIOS

 

 

 

GASTOS

 

 

 

COSTE DE VENTAS

 

 

 

GASTOS DE PERSONAL

 

 

 

DOTACIÓN
AMORTIZACIÓN

 

 

 

TRIBUTOS

 

 

 

ARRENDAMIENTOS

 

 

 

REPARACIÓN Y CONSERVACIÓN

 

 

 

SERVICIOS PROFESIONALES INDEPENDIENTES

 

 

 

TRANSPORTES

 

 

 

PRIMA DE SEGUROS

 

 

 

SERVICIOS BANCARIOS

 

 

 

PUBLICIDAD

 

 

 

SUMINISTROS

 

 

 

OTROS

 

 

 

RESULTADO

 

 

 

GASTOS FINANCIEROS

 

 

 

RESULTADO ANTES IMPUESTOS

 

 

 

IMPUESTOS

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La previsión de la tesorería puede ayudar a conocer los periodos críticos en la economía de la empresa y así poder elaborar estrategias que ayuden a minimizar sus impactos. Lo ideal es realizar un control de la tesorería mensual, para observar cuándo se realizan los cobros y cuándo los pagos.

 

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

SALDO INICIAL (A)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PREVISIÓN DE COBROS

 

Clientes

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Subvenciones

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Otros

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

TOTAL COBROS (B)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PREVISIÓN DE PAGOS

 

Proveedores

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Alquileres

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mantenimiento y reparaciones

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Servicios profesionales

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Transportes

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Seguros

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicidad

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Suministros

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sueldos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Seguridad Social

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Impuestos 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Préstamos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Otros

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

TOTAL PAGOS (C)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

SALDO (A+B-C)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

3. Elección de la fórmula jurídica

Decidir si se constituirá la empresa como persona física o persona jurídica puede tener consecuencias en el futuro, limitando futuras ampliaciones del negocio o su operatividad.
Por esta razón, conviene dedicar un tiempo a analizar los diferentes aspectos que intervienen en este proceso:

TIPO DE ACTIVIDAD
Hay determinadas actividades para las que la normativa aplicable exige una forma jurídica concreta. Por ejemplo, las agencias de viajes, que deben ser sociedades limitadas o anónimas o las cooperativas de vivienda, que obviamente la forma a adoptar es la de Cooperativa.

NÚMERO DE PROMOTORAS O PROMOTORES
El número de socios también condicionará la forma jurídica, ya que en algunos casos se exige un número mínimo y máximo. Se debe tener especial cuidado a la hora de elegir a los compañeros de viaje, pues una posible salida de socios de la empresa puede convertirse en un gran problema financiero y técnico en el futuro.

CAPITAL SOCIAL
Algunas formas jurídicas exigen disponer de un capital inicial mínimo en el momento de la constitución y esta exigencia legal influirá en la inversión inicial.

RESPONSABILIDAD PATRIMONIAL FRENTE A TERCEROS
La responsabilidad estará limitada al capital aportado de tal forma que el patrimonio personal no quede comprometido por la marcha del negocio, o puede ser ilimitada, como en el caso de la empresa individual, dónde la responsabilidad afecta tanto al patrimonio empresarial (mercantil) como al patrimonio personal (civil).

REQUISTOS DE CONSTITUCIÓN
Las sociedades son siempre mucho más complejas para constituir, que la empresa individual, sobre todo en el aspecto burocrático. Existen diversas iniciativas tenden- tes a reducir los trámites y el tiempo de la puesta en marcha de una sociedad, como la ventanilla única, de la que ya se ha comentado.

NECESIDADES ECONÓMICAS DEL PROYECTO Y PERSPECTIVA DE DESARROLLO
El importe de la inversión y el número de socios en general suele ser decisivo a la hora de elegir la forma jurídica. Si la inversión económica es muy alta, lo más adecuado es constituir una sociedad mercantil.

ASPECTOS FISCALES
En función de los resultados previstos en el plan de negocio, habrá que estudiar los costes fiscales a soportar por la empresa. Por ello, hay que realizar una previsión económica lo más realista posible. Las sociedades tributan a través del Impuesto sobre Sociedades, cuyo tipo impositivo es único, y las empresas individuales a través del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, en el que el tipo impositivo va elevándose según van incrementándose los beneficios. No obstante, al principio de la actividad, al no tener un nivel de facturación elevado, es poco probable que esta circunstancia perjudique siendo empresa individual.

RÉGIMEN DE SEGURIDAD SOCIAL
Dependiendo de la forma jurídica elegida el régimen de cotización a la Seguri- dad Social puede variar. Este es uno de los criterios más significativos a tener en cuenta en el caso de que sean varias socias o socios, ya que de ello dependerán aspectos como costes salariales y derechos y obligaciones sociales.

El cuadro comparativo de la página siguiente, puede ayudar a aclarar la forma jurídica más idónea para cada caso:

FORMAS JURÍDICAS

PERSONALIDAD

FORMA

Nº SOCIOS

CAPITAL

RESPONSABILIDAD

FISCALIDAD

PERSONAS FÍSICAS

EMPRESARIO INDIVIDUAL

1

No existe mínimo legal

Ilimitada

IRPF (rendimientos por actividades económicas)

COMUNIDAD DE BIENES

Mínimo 2

No existe mínimo legal

Ilimitada

IRPF (rendimientos por actividades económicas)

SOCIEDAD CIVIL

Mínimo 2

No existe mínimo legal

Ilimitada

IRPF (rendimientos por actividades económicas)

PERSONAS JURÍDICAS

SOCIEDADES MERCANTILES

SOCIEDAD COLECTIVA (S.C.)

Mínimo 2

No existe mínimo legal

Ilimitada

Impuesto de Sociedades

SOCIEDAD DE RESPONSABILIDAD LIMITADA (S.L.)
Con un/a solo/a socio/a la denominación será Sociedad Limitada Unipersonal (S.L.U.)

Mínimo 1

Mínimo 3.005,06 €

Limitada al capital aportado

Impuesto de Sociedades

SOCIEDAD LIMITADA NUEVA EMPRESA (S.L.N.E.)

Mínimo 1. No superior a 5 en la constitución

Mínimo 3.005,06 € Máximo 120.200 €

Limitada al capital aportado

Impuesto de Sociedades

SOCIEDAD ANÓNIMA (S.A.)
Con un/a solo/a socio/a la denominación será Sociedad Anónima Unipersonal (S.A.U.)

Mínimo 1

Mínimo 60.101,21 €

Limitada al capital aportado

Impuesto de Sociedades

SOCIEDAD COMANDITARIA POR ACCIONES

Mínimo 2

Mínimo 60.101,21 €

Socios colectivos: Ilimitada
Socios comanditarios: Limitada

Impuesto de Sociedades

SOCIEDAD COMANDITARIA SIMPLE

Mínimo 2

No existe mínimo legal

Socios colectivos: Ilimitada
Socios comanditarios: Limitada

Impuesto de Sociedades

SOCIEDADES MERCANTILES ESPECIALES

SOCIEDAD LIMITADA LABORAL (S.L.L.)

Mínimo 3

3.005,06 €

Limitada al capital aportado

Impuesto de Sociedades

SOCIEDAD ANÓNIMA LABORAL (S.A.L.)

Mínimo 3

60.101,21 €

Limitada al capital aportado

Impuesto de Sociedades

SOCIEDAD COOPERATIVA

Mínimo 3

Mínimo 1.803,04 €

Limitada al capital aportado

Impuesto de Sociedades (Régimen Especial)

4. Recursos: tecnológicos, organizativos, humanos

Saber gestionar los recursos con los que se cuenta garantizará el correcto funcionamiento de la empresa y en caso de haber departamentos, la correcta coordinación de los mismos. Una idea interesante es elaborar un organigrama de la empresa por áreas de actividad, que recoja las personas específicas que ocuparán cada puesto de trabajo.

A pesar de llevar tiempo, es necesario detallar los puestos de trabajo, otorgándoles unos perfiles y funciones específicas. Esta tarea perdurará en el futuro y facilitará la incorporación o sustitución de personas en los puestos de trabajo. Para ello habrá que revisar el convenio colectivo del sector y su tabla de salarios, los diferentes tipos de contratos, la legislación específica en materia de igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, la ley de integración de personas con minusvalía, la ley de prevención de riesgos laborales, la protección de datos, etc.

Bien es verdad que si un proyecto empresarial comienza su andadura en forma de autoempleo, todas estas cuestiones no parecen estar directamente relacionadas, pero en cualquier momento se puede «crecer» y verse afectado por alguna de estas leyes.

Lo interesante sería anticiparse y tener en cuenta, por ejemplo, estas recomendaciones:

  • Conocer las «buenas prácticas» de empresas de la misma actividad en materia de prevención de riesgos laborales.
  • Dar de alta ficheros de información relacionada con las personas en la Agencia Española de Protección de Datos.
  • Procurar la presencia equilibrada de mujeres y hombres en la composición de la plantilla.
  • Solicitar cv a las agencias de empleo públicas o privadas que trabajen con personas en situación de dificultad.
  • Valorar los currícula prestando atención a la experiencia y la capacidad, y no en el sexo, edad, origen y otras cuestiones que en nada repercuten en la productividad ni determinan el talento de las personas.

En lo que a recursos tecnológicos se refiere, es fundamental buscar los que mejor se adapten a la venta de los productos o la administración de los servicios previstos, junto con la facilidad o dificultad de manejo.

En su elección habrá que tener en cuenta los tipos y tamaños de los equipos, los repuestos, el coste del mantenimiento, las empresas proveedoras, el tiempo en servir o recibir pedidos, etc.

Como son muchos los factores que pueden influir en la elección de los recursos, y la tecnología mejora cada día, será necesario estar en constante búsqueda de nuevos dispositivos y recursos que permitan a la empresa conocer las novedades para ser competitiva. Para ello internet y las redes sociales son un buen aliado, al alcance de cualquiera en cualquier momento y de manera gratuita.

Un proceso de producción obsoleto compromete la continuidad del proyecto y es una situación que, con información y formación, se puede evitar.

 

promesa-melilla-europa